El drama de una madre que lucha para que su bebé con rara enfermedad sea reconocido

Ella asegura que el padre del pequeño lleva una vida de lujos, pero aún así se niega a reconocerlo.

Your browser doesn't support HTML5 video.

El menor tiene año y nueve meses, y padece del síndrome de moebius. | Fuente: Capital | Fotógrafo: Foto: Facebook

Albi Ibáñez es una joven madre de familia que lucha todos los días contra la indiferencia y la lentitud del sistema de justicia del país. Ella asegura que desde hace un año y medio entabló una demanda contra su expareja para que reconozca a su bebé y le pase una pensión de alimentos, pero hasta el momento no obtiene ningún resultado.

Lo grave del asunto es que el pequeño de año y nueve meses padece del síndrome de moebius, una de las cinco enfermedades más raras del mundo que genera que tres importantes nervios craneales no se desarrollen totalmente.

Este extraño mal lo ha dejado con una parálisis facial bilateral, de movimiento ocular y de la lengua. Es decir, el bebé no puede realizar funciones tan básicas como comer, masticar, hablar, cerrar los ojos para dormir, pararse, caminar o sostenerse solo.

Ibáñez denunció que la jueza Jessica Castillo, encargada de ver el caso en el Juzgado de Surco y San Borja, no agiliza ni resuelve el proceso pese al evidente estado de vulnerabilidad de su pequeño.

Según dijo en entrevista con Capital, la magistrada citó tres veces al padre del menor, identificado como Ismael Rubio Marcovich, pero pese a que este nunca se presentó, no declaró su paternidad de oficio.

“Se están vulnerando los derechos de un niño discapacitado. (Hubo) tres audiencias de ADN, en una de esas ni siquiera asistió el juez y en las dos siguientes nunca se presentó el padre”, afirmó.

¿Qué pasa con esa jueza? ¿Qué hay acá? ¿Conflicto de intereses? ¿Por qué (la jueza) está obstruyendo el proceso? ¿Quién manipula todo esto? ¿El padre porque tiene un poco de dinero?”, cuestionó.

El costoso tratamiento vs la ostentosa vida del padre

Ibáñez reveló que en el Perú el síndrome de moebius es una “enfermedad huérfana”. Es decir, no existe tratamiento, operación ni especialistas, por lo que su hijo necesita ser tratado en el extranjero.

La enfermedad de por sí es muy costosa. Operarlo en el exterior cuesta al menos 100 mil dólares y sus terapias requieren de una inversión diaria de 400 a 500 soles para darle un poco de soporte.

Albi está haciendo el esfuerzo de pagar estas terapias, con la ayuda de un grupo llamado ‘Nico nos necesita’. Sin embargo, el dinero que se necesita para darle calidad de vida supera con creces sus posibilidades.

Es por ello que – asegura – emprendió esta lucha con el fin que su expareja reconozca al niño. De acuerdo con su versión, el sujeto tiene suficiente solvencia económica y hasta lleva “una vida de lujos”, pero aún así se niega a firmar al pequeño.

“El padre vive una vida de lujos, viajando por el mundo, en primera clase. ¿Por qué no hay justicia para mi hijo? ¿Por qué discriminan a un bebé discapacitado? Hago un llamado al ministro del Interior y al director de Migraciones. Pido que le pongan orden de captura”, indicó.

“Si mi hijo fuera sano, yo podría trabajar y darle absolutamente todo, y a este señor no le pediría que lo reconozca. Pero las operaciones cuestan 100 mil dólares”, agregó.


Ver noticia completa